lunes, febrero 4

EL ILLIMANI SE ESTÁ



El Illimani impresiona al amanecer. Y al trepar del Sur hacia El Alto uno sólo puede quedarse en suspenso, como si el sueño que uno acaba de sepultar bajo las sábanas minutos antes se prolongara sin explicación. La Paz es inimitable, no hay urbe en la faz de la Tierra que se le compare. Y como carezco del talento de la palabra, dejo que un grande pinte lo que su guardian, el Illimani, es. Yo me limito a compartir la foto que le robé al coloso un día cualquiera, a las 6.00.

El Illimani se está 
Es algo que no se mira.
En el Illimani, el cielo es lo que se mira; el espacio de la montaña. No la montaña.
En el cielo de la montaña, por la tarde, se acumula el crepúsculo; por la noche, se cierne la Cruz del Sur.
Ya el morador de las alturas lo sabe; no es la montaña lo que se mira.
Es la presencia de la montaña.

Jaime Saenz

1 comentario:

Carla Hannover dijo...

Buscando algo de Saenz y me sale esto. Bella tu foto Javi y cómo dialoga con el Illimani de Saenz. ;)