martes, diciembre 16

¿Por qué carajos no reaccionas?

Con fotos de Opinión. Falta la foto de uno de los violadores.
El lunes 21 de julio cinco hombres abusaron sexualmente de S.T.C, de 19 años. Lo hicieron por dos horas. Es decir, durante 180 minutos un cuerpo fue vejado y torturado repetidas veces.


¿Jodido? 



Los cinco violadores perpetraron el crimen dentro de instalaciones de la Policía Boliviana, en Cochabamba. Es decir, se violó a una mujer en las entrañas de una instancia pública llamada a proteger a las y los ciudadanos.



¿Te parece jodido?


Los violadores eran policías. Es decir, cinco personas que juraron luchar contra el crimen se dedicaron a abusar de una joven de 19 años. 

¿Y, ya te parece jodido?

S.T.C había llegado hasta allí en busca de protección, solicitando ayuda (que ilusa). En cambio, los uniformados -al observar que la joven presentaba algún tipo de deficiencia mental- decidieron introducirla a sus oficinas para apropiarse de su cuerpo, pasarla de pene en pene durante dos horas. 

¿Cómo es? ¿Ya te parece jodido?

A pesar de que un juicio interno determinó la baja definitiva de los cinco violadores, estos abusadores (más dos cómplices que callaron para encubrir el hecho) siguen trabajando por que “aún no les llegó la resolución oficial”. Es decir que cinco violadores andan por las calles impunes, usando arma y uniforme.

¿Jodido, verdad? 

Y si así piensas, entonces ¿porque carajos no reaccionas? ¿Por qué no dices nada, no reclamas? ¿Por qué no compartes tu indignación con tus colegas de trabajo, tus vecinos, tus grupos de WhatsApp, tu muro de Facebook, tu cuenta en Twitter? 
¿Por qué si eres autoridad no haces algo? ¿Por qué si eres periodista no te esfuerzas para que el tema siga en agenda? ¿Por qué si eres activista no pides acciones? ¿Dónde están los analistas que tanto les gusta analizar? ¿Por qué si eres ciberactivista no te pronuncias en tus redes? 

¿POR QUÉ SUMAMOS A ESTE PUTO SILENCIO CÓMPLICE?

jueves, diciembre 4

El olvido, en el imperio de las redes


* Fotos compartidas por internautas que respondieron al desafío de retratar su primer publicación en Facebook

Mi hija tiene más grupos en WhatsApp que compañeros de curso. “Ya no más profes”, “Verdad o reto hasta las 2 de la madrugada”, “Quememos el colegio”, “Ya estamos en sexto”, “Chateadores de corazón”, “Holis”, “Zona de chicas”, “Las antisociales raras”, “Las clonadas”, “VIP zona privada” y un sorprendente sin fin de etcéteras más.

Se trata de espacios virtuales donde, sin darse cuenta, mi hija de 11 años ha comenzado a documentar su vida al detalle. Natalia está hilvanando con textos, audios e imágenes su línea del tiempo. Y lo hace de forma colaborativa con las personas que aportan, también sin saberlo, a escribir su historia en formato digital. De aquí a unos 20 años, ella podrá retroceder en el tiempo gracias al historial de sus redes sociales y revivir sensaciones, experiencias, rostros y palabras de una manera tal que nunca antes se había visto en la historia de la humanidad.

Inquieta pensar que las nuevas generaciones no disfrutarán a plenitud de esa posibilidad de “olvidar” y alterar recuerdos de infancia y adolescencia que disfrutamos los viejitos como yo. Porque la gran mayoría de los eventos que viven y vivirán –desde los más insignificantes hasta los importantes- quedarán almacenados con gran lujo de detalles en algún rincón del mundo virtual y a la mano cuando lo requieran e, incluso, cuando no lo quieran.  

martes, noviembre 18

Que alguien llame a Cupido!!!

¡Que alguien llame a Cupido! Algo no anda muy bien en la lucha por la transparencia de las entidades públicas en América Latina. Y de esto es culpable la falta de romance entre el periodismo y las organizaciones de la sociedad civil (OSC) que se dedican al monitoreo y fiscalización del trabajo las instancias estatales. Esta desunión afecta el derecho ciudadano de conocer y evaluar las políticas y las acciones de la administración pública. Y eso no es poca cosa. Lo digo tras ser parte del Encuentro Regional de las Américas de la Alianza para el Gobierno Abierto, en San José, donde representantes de las OSC alertaron sobre la falta de diálogo que existe con los medios de comunicación tradicionales. Diálogo que, hay que decirlo, tampoco éstas parecen buscar con la urgencia de un enamorado sin remedio.

viernes, octubre 31

Erik Huesca, el profeta digital del aburrimiento

Si los millones de seguidores de internet armaran secta, de seguro el mexicano Erik Huesca engrosaría la lista de los profetas del Apocalipsis Digital. Físico de profesión y con un doctorado en Inteligencia Artificial, Huesca posee el don de la palabra y la capacidad de llevar a todo aquel que lo escucha a cuestionar lo incuestionable: el exitismo casi dogmático que rodea a las nuevas tecnologías de la información. 

En un mundo donde para la mayoría las redes sociales se han vuelto la panacea de las libertades individuales la voz de Huesca invita a hacer una pausa y reflexionar sobre la sociedad que estamos construyendo. Así lo hizo en la charla que dio durante el encuentro AbreLatam-ConDatos 2014, en México.

“El problema es que a la tecnología de información la estamos poniendo al nivel del sujeto, le estamos dando dotes de persona; hablamos con ella como si fuera otro sujeto más. Se nos está olvidando que es una herramienta y eso no es más que una alienación de la conciencia del ser humano”, alerta.

domingo, octubre 5

8 proyectos de datos abiertos para matar al pesimista que llevas dentro

Nada peor para un pesimista que pasar tres días junto a un grupo de jóvenes comprometidos por un mundo mejor. Porque entonces uno duda de su propio discurso y termina bañado por una ola de optimismo que irremediablemente humedece todo negativismo.


Imposible no sentirse esperanzado tras ser parte de los encuentros AbreLatam y ConDatos. Ambos eventos reunieron en México a latinoamericanxs que trabajan iniciativas de datos abiertos. Datos abiertos son datos de entidades públicas que son (deberían ser) libres para su utilización, su reutilización y su redistribución sin que para ello exista obstáculo normativo y/o tecnológico. ¿Y para qué sirven? Pues es a partir de esta información que se puede generar tecnología social que permita a los ciudadanos monitorear el trabajo de entidades públicas y, asimismo, acceder a servicios que mejoren su calidad de vida. 

martes, septiembre 23

Sobre el clic y el activismo digital en Bolivia


Poner un "Me gusta" a una publicación en Facebook que demanda acción en contra de un acto de injusticia es un acto estéril, ¿verdad? ¿Sí? ¿Será que tanto click no es más que una faena intrascendente? Veamos. Se critica la "banalización" del activismo desde las redes sociales. Se apunta, entre otros, a lo sencillo que resulta para una persona sumarse a una causa desde la comodidad de su ordenador, pero la falta de compromiso para pasar del clic a la acción. Por ejemplo, sumándose a una movilización en las calles. Se apunta, en esa línea, a que si 500 personas aseguran con un clic su asistencia a una movida impulsada desde Facebook, lo más seguro es que sólo asistirán unas 10. 


Pero estancarse en este análisis para encasillar como “inocuo” al activismo desde las redes sociales es caer en la misma superficialidad que se pretende criticar. ¿Será que si esa movida surgiera desde un medio de comunicación tradicional cambiaría mucho la situación? 

Resulta que ese clic que tanto se ningunea, sumado al clic de otrxs, genera una corriente de opinión que, al final, es más comprometida que aquella que se construye a partir de la información pública emanada desde los medios tradicionales de comunicación. Y, como sabemos, el poder concentrado de opiniones puede constituirse en un factor de presión para modificar conductas.

martes, agosto 19

Culocracia, la dictadura de los medios de comunicación



Gracias a la divina providencia que sabiamente supo lanzarme a este mundo sin mayor atractivo que esta mediana capacidad de hilvanar en el teclado algunas ideas con cierta coherencia. De lo contrario, seguro me tendrían cada año desgañitándome por lograr que mi foto salga publicada en la lista de “los más bellos” de El Deber, esa vidriera de vanidades que anualmente nos dice lo lindos que somos. Pues, no; mi singular figura no alcanza para tocar tal sitial. En cambio –arropado en la envidia, claro- me permitiré criticar la enorme hipocresía de dicho medio de comunicación que, mientras en sus páginas editoriales arremete contra toda forma de violencia hacia la mujer e intenta sesudos análisis del por qué crecen los casos de feminicidio, en su interior -en sus páginas sociales y en los espacios publicitarios que luce- no duda en banalizar al ser humano e impulsar la cosificación de la mujer. 



Es decir, ese mismo periódico que hoy llora la muerte de Sophia no hubiese dudado un segundo en banalizar su cuerpo en sus páginas si hubiera tenido la oportunidad de hacerlo.

lunes, agosto 4

El infierno en 20 metros cuadrados

¿Qué cabe en 20 metros cuadrados? ¿Un comedor de seis sillas con una vitrina mediana? ¿Una cama de una plaza con un ropero de dos cuerpos?
En los 20 metros cuadrados de una de las habitaciones del edificio Señor de Mayo cabe mucho más: 5 sillas, una tarima de dos metros, una gradería artesanal con tablas de  madera. Un cubículo donde tres jóvenes comienzan a desvestirse, un Dj, una animador y 60 tipos apretujados y sedientos de sexo. Y aún cabe mucho más.

Son las 21.00 de un viernes cualquiera y el edificio Señor de Mayo está atestado de testosterona. En realidad ni la hora ni el día importan porque la escena se repite los siete días de la semana, varias veces al día: decenas de varones trepando por las estrechas gradas hacia una realidad bañada de violencia contra la mujer.

domingo, julio 13

ISRAEL, EL CASTIGADOR

No existe en la historia de la humanidad un pueblo que haya sufrido más que el pueblo judío. Esclavos de los egipcios, conquistados por los romanos, sometidos por musulmanas y cristianos por igual, un hilo de desprecio e injusticia cruza su historia. Más aún, el estigma de ser los asesinos del hijo de Dios ha provocado abominables crímenes en contra del pueblo judío a lo largo de los últimos 2.000 años. En 1300, por ejemplo, comunidades enteras de judíos fueron aniquiladas a lo largo de Europa. Se los acusaba de ser causantes de la peste que asolaba el continente.

El odio al distinto, el miedo al “otro” nos identifica como humanos. Bien lo resumía Sartre en el caso de los judíos: “Si no existieran los antisemitas se encargarían de inventarlos”. Fue ese odio que en los años 30 causó la unificación de Alemania en torno al discurso antisemita de Hitler. Que los judíos se roban la plata de Alemania, que viven de la usura, que había que salvar la patria de esa lacra... Fue así que un pueblo que se hallaba derrotado y totalmente dividido por las luchas intestinas se unió para erigir un “enemigo” común para combatir, el judío. No habrá obra de historiográfica que logre narrar a cabalidad las atrocidades a la que fue sometido el pueblo hebreo durante esos años.

Errantes por siglos, fue recién en 1948 que los judíos lograron sentar raíces y fundar el Estado de Israel, pero lo hicieron en un territorio rodeado de enemigos que, si no fuera por el poderío estadounidense, sería destrozado sin chistar. 
Sí, si de algo sabe el pueblo judío es de sufrimiento, persecución e injusticias. Y es precisamente por eso que resulta inexplicable que hoy el pueblo israelí se alinee del lado más tenebroso de la historia contemporánea.

sábado, julio 5

ENCUENTRO DE ESCRITORES / DÍA 3 / "OVEJERO, BAILAR AL SON DE LA PALABRA"

Una llamada despierta a Samuel en medio de la madrugada. Desde el otro lado del teléfono una voz desconocida le lanza una trágica noticia: “Clara ha muerto”. Samuel siente pena, pero desconoce quién habrá sido la desafortunada mujer. A pesar de ello no dice nada, no corrige a su desubicado interlocutor y, más bien, se mantiene atento a su relato y decide seguirle la corriente.

Así comienza la novela “La invención del amor” con la cual su autor, el español José Ovejero, introdujo a los asistentes a la última jornada del Encuentro de Escritores Iberoamericanos al proceso de creación de un escritor. Mejor dicho, al proceso creativo de Ovejero que comienza con una idea y que continúa a pura intuición, sin tema ni trama cerrada. Muy alejado al planteamiento lanzado dos días antes por su par peruano Jorge Eduardo Benavides quien, en la misma sala, aconsejó manejar un esquema previo antes de encarar la escritura.

A José Ovejero poco le interesa seguir metodologías inquebrantables. “Me pongo a escribir sabiendo que las decisiones que tome son reversibles”, asegura. Incluso renunció a un intentó por alimentar una especie de diario paralelo a su escritura para documentar y entender su proceso creativo. Pero renunció antes de llegar a las 50 páginas de la novela. Y es que para Ovejero el kit del asunto está en dejar que la fuerza de la narración mueva a los personajes, sin la necesidad de encasillarlos al estilo de la literatura cargada de clichés, efectismos y paladines del bien y del mal. Porque no hay personajes buenos ni malos en su obra, solo reflejos de lo que somos los seres humanos. 

De Samuel, por ejemplo, Ovejero sólo atisbó la superficie de su ser: un hombre distante, que escucha a sus amigos pero que prefiere no implicarse demasiado en las cosas. Su curiosidad, entre tanto, es la que lo lleva a obsesionarse con la idea de saber cómo hubiera sido su vida junto a la ya muerta Clara. 

Para Ovejero más que la historia lo importante a la hora de escribir es poner el acento en el lenguaje; encontrar la voz del narrador, el tono que definirá el destino de los personajes. “El acto de escritura no tiene un destinatario, es más un monólogo que un diálogo”. 

Arte Vs. realidad
En su ponencia Ovejero puso énfasis en la desconfianza que existe entre muchos académicos hacia una literatura que permita ahondar en la realidad

“La literatura no puede moralizar como si estuviera en un púlpito pues los escritores estamos dentro de este mundo. Pero si existe una relación entre arte y realidad. Literatura es como la danza contemporánea. La danza no refleja la realidad ni nos pone en contacto con ella. Por ejemplo, no refleja como caminamos. Sin embargo en la danza podemos encontrarnos, ver reflejadas nuestras formas de relaciones humanas y sociales”. Así, para Ovejero escribir ficción es sacar a bailar al lector, pero al son del tango donde no hay pasos definidos. “Una buena novela nos arranca del sillón y nos invita a bailar”.

Para el autor español “la novela también la escribe el lector. Y en ese entendido no vale la pena darle un producto cerrado y definido. Hay que dejar que éste interprete los hechos, que sea él quien imagine. “Imaginar e imaginarnos nos permite atisbar la posibilidad de un cambio, lo que no es poca cosa. No imaginar es conformarse con lo que tenemos”. 

¿Y qué es la buena literatura? Para Ovejero la novela como mera ilustración de una idea no sirve. “La buena literatura es escribir sobre un tema que nos molesta, nos incomoda y nos permite así adentrarnos en el individuo”.

viernes, julio 4

ENCUENTRO DE ESCRITORES / DÍA 2 / "BENAVIDES, EL CAZA-MITOS DE LA LITERATURA"

Un halo romántico rodea a la Literatura. Halo que impulsa la construcción de imaginarios cuasi novelescos en torno al oficio del escritor. El peruano Jorge Eduardo Benavides es, por así decirlo, un cazador de mitos literarios. Una tarea que le ha servido a él mismo para afinar su tarea de escritor. 

El coqueto corbatín celeste que Benavides lució el día de la inauguración del 8vo Encuentro de Escritores Iberoamericanos lo hizo punto inevitable de las miradas del público. Y al tomar desde la testera la posta del micrófono, el también profesor de escritura creativa terminó por completar la seducción con la gente de con el ácido pero fino sentido del humor con el que bañó su ponencia. 

jueves, julio 3

ENCUENTRO DE ESCRITORES / DÍA 1 / "PEÑA, LA PALABRA Y LA POLÍTICA"

Claudia Peña esbozó sus primeros escritos como un acto de rebeldía. Es desde la palabra que se insubordinó, entre otros, ante las prácticas machistas que la rodeaban. Liberar el cuerpo y desatar el alma desde el papel fue, para ella, un acto de rebeldía. Como también lo fue ingresar a las movedizas arenas de la política nacional, hoy como ministra de Autonomías. 

Y ha sido precisamente desde esa experiencia como servidora pública desde la cual Peña se dirigió anoche a los asistentes a la inauguración del 8vo Encuentro de Escritores Iberoamericanos, que se abrió ayer en el Centro Patiño de Cochabamba y que se extenderá hasta este sábado 5 de julio.