miércoles, abril 4

MI VIDA EN UNA PECERA

¿Y si aquella mañana aniñada hubiese besado a Ada? ¿Y si no hubiera escapado de mi país? ¿Y si no me hubiera separado de María? 
Una avalancha de "¿y sis?" me asaltaron anoche y me dejaron vapuleado. No pude atrapar el sueño tratando de deconstruir mi vida como un cubo de rubik. Sentí mi vida inconclusa, endeudada, sospechosa. Al final terminé con la cabeza pegada a la alfombra, un Derby anaranjado en la boca y la radio aferrada a mi pecho... ¡Pura pamplina evangelizadora en la FM paceña! ¡Qué tortura! 
Y así, entre promesas de eterna salvación y aleluyas entendí que los culpables de mi insomnio eran los peces de Matías Bize.

En realidad es "La vida de los peces", la película del director chileno con la que anoche se inauguró en Megacenter la primera sala de cine en circuito comercial dedicada al estreno de obras independientes.
Se trata de Butaca Uno,  una iniciativa que permitirá a neófitos como yo aproximarnos al otro cine. Apalusos al impulsor de este espacio: Marcelo Cordero, director de Yaneramai. Rechiflas para Megacenter, que aún no ha incluido en su cartelera -que sale en los medios de prensa- la película chilena.
"La vida de los peces" se centra en la vida de Andrés (Santiago Cabrera). Tras una década fuera, éste retorna a Chile para cortar con los lazos que aún lo unen a su terruño. Sin embargo, durante la fiesta de cumpleaños de uno de sus amigos entra en contacto de nuevo con el mundo que abandonó. Desempolva la memoria y encuentra a Beatriz (Blanca Lewin), su gran amor. Y entonces surge ese conflicto universal con el pasado. Pues ¿quién no ha dejado un amor inconcluso en alguna etapa de su vida? ¿quién no se ha preguntado que hubiera pasado si le daba un chance más?Pero fuera de la trama romántica, es inevitable para el espectador abrir como un paraguas estas preguntas y trasponerlas hacia todos los aspectos de la vida. 
Es que cada día nos enfrentamos a decisiones y a las consecuencias que acarrean. Desde pequeñas cosas como qué vestir, qué comer, qué decir, cómo reaccionar; hasta grandes decisiones como dejar el trabajo, separarse o volver a enamorarse. Son determinaciones que van forjando nuestro destino y que nos van incrustando en una pecera de la que luego es difícil escapar. A Andrés le cuesta salir de su pecera, un recipiente poblado de criaturas que él abandonó y a quienes dejó bañadas en heridas.
La película cae a momentos, tiene escenas que no suman sino que restan. Sin embargo el conjunto es certero. Metáforas visuales aportan a la trama y a esa sensación del tiempo suspendido. Destacan las actuaciones que transmiten al espectador la angustia de los personajes.
No hay final feliz en la propuesta de Bize. Sus peces están condenados a vivir en la pecera que han levantado.Y uno, sentado en la butaca, entiende que no puede haber un final feliz, que hay lesiones en el alma que no sanan y que, al final, el tiempo se encarga de demoler los posibles puentes con nuestro pasado. Depende de uno vivir cargando con ese peso o dejar la carga en algún punto olvidado de la memoria.
No sé a qué hora llegó el escurridizo sueño.  Amanecí con un tremendo dolor de cuello, acompañado por cánticos vomitivos y decidido a enterrar por hoy los "¿y sis?". Pero confieso que hasta ahora no lo he logrado. Y por eso maldigo a Matías Bize y sus peces melancólicos.

PD: "La vida de los peces" se mantendrá en cartelera dos semanas, dependiendo del apoyo de la gente. No te la pierdas en Megacenter.

5 comentarios:

Ann dijo...

Re chiflas para el megacenter que ayer apenas me pudo dar indicaciones sobre esta pelicula o butaca uno, para que finalmente me diga que aun no se inaguro oficialmente, que hoy es la inaguracion y que no sabian a que hora..
La pagina de face de butaca uno tampoco ayuda mucho, supongo que con el tiempo mejorara.

Ann dijo...

y felicidades a Marcelo por darnos la oportunidad de acceder a otro tipo de cine.

Blanca Lewin dijo...

Muchas gracias por el comentario!
Lo pongo en twitter con copia a @matiasbize, a quien le gustará mucho.
Saludos!

javierbadani@gmail.com @jbadani dijo...

Gracias a ti, Blanca, por leer el comentario y por semejante regalo de actuación para nosostros, simples mortales

Eduardo dijo...

Espero que La Vida de los Peces cautive al público boliviano de la forma que lo hizo en Chile y el mundo ,lo que la hizo merecedora de premios internacionales y apoyo del público
Saludos

Eduardo

Twitter @eduardojs