lunes, octubre 28

CRÓNICA DE UN ASALTO PREPAGO

9.18
Cargo una tarjeta de 10 bolivianos de Tigo. Soy feliz. 

9.19
Llamada a celular de 57 segundos

9.21
Llamada a celular de 1 minuto

9.23
Llamada a celular de 34 segundos

9.24
Mensaje de Tigo: SU SALDO ES DE 4.48 Bs

"¡Qué!", digo e insulto a los cuatro vientos (palabras irreproducibles de las que salvaré al lector). Es decir que con tan sólo dos minutos y medio de uso Tigo me acaba de cobrar (¿robar?) 5.52 bolivianos!!!

Pero más aún. 

9.36
Intento verificar este cobro (¿robo?) llamando al *123# para saber mi saldo. "No son tan ratas", digo. Me equivoco al teclear al no poner el bendito #. Inmediatamente me doy cuenta y cancelo la llamada que, en términos reales, jamás se realizó. Vuelvo a marcar, esta vez correctamente, y me sorprendo al constatar que mi saldo ya cayó a 4.14 bolivianos. Es decir que por una llamada que nunca existió me cobraron  0.34 bolivianos!!! 

¡Y eso que ni siquiera entré a internet!

Pero aún más

10.45
Tras usos "pajas" llego a los 2.07 bolivianos de crédito. Desconecto todo lo que pueda desconectar (como el localizador) Mando un mensaje compartido para dos personas para ahorrar y mi crédito cae hasta los 0.47 bolivianos!!! Es decir que me acaban de cobrar (¿robar?) 1.6 bolivianos por un mensaje compartido. ¡Peor me ha salido!

Increíblemente, aún hay más

10.57
Decidí antes no hacer ni una llamada más ni mandar ni un pinche mensaje más. Ahora marco para ver el saldo y compruebo que mi crédito bajó a 0.43 bolivianos. Es decir que de la nada (sí, nada de nada) me han cobrado (¿robado?) 0.07 bolivianos.

Digan si esto no es el colmo.

1 comentario:

Jose Gomez Alvarez dijo...

si tigo es una macana a mi pasa lo mismo cuando cargo una tarjeta :(